Entendiendo la Disfagia y cómo prevenirla

Según la Organización Mundial de Gastroenterología, 1 de cada 17 personas sufre de disfagia, condición médica que afecta la capacidad de tragar de una persona, dificultando el paso de alimentos y líquidos desde la boca hasta el estómago. Esta afección puede manifestarse como un síntoma de diversas enfermedades o condiciones subyacentes, y es esencial comprender sus características, síntomas y medidas preventivas.

¿Qué es la Disfagia?

La disfagia es un trastorno que se manifiesta cuando los músculos y estructuras involucradas en el proceso de deglución no funcionan adecuadamente. Puede afectar a personas de todas las edades y tiene diversas causas, como enfermedades neuromusculares, accidentes cerebrovasculares, lesiones en la cabeza o simplemente el envejecimiento. Sus síntomas están asociados a la dificultad para tragar, dolor, tos o asfixia mientras se come, y regurgitación (devolución de la comida después de haber sido deglutida).

Cómo prevenir la Disfagia

Su prevención implica adoptar medidas que favorezcan la salud y el buen funcionamiento de las estructuras involucradas en la deglución, ejemplos: buena hidratación, dieta balanceada, control de la postura al comer, ejercicios para la deglución y, por supuesto, atención médica temprana para recibir las indicaciones que corresponden según cada caso.

La disfagia es una condición tratable, y la detección temprana junto con intervenciones médicas y cambios en el estilo de vida pueden mejorar significativamente la calidad de vida de quienes la padecen. Es fundamental buscar asesoramiento médico si se experimentan síntomas relacionados con la dificultad para tragar, ya que si no se trata esto puede conllevar otro tipo de alteraciones en tu salud.