Para una vejez más justa y feliz

Hoy se celebra el Día de las Personas Mayores, ocasión perfecta para conocer aun más de la realidad que a todos nos tocará vivir.

Visibilizar a los adultos mayores, conocer sus necesidades y dar solución a sus problemáticas es una tarea del Estado y también de todos los que componemos esta sociedad. En nuestro país, según el Censo 2017, a esa fecha había 2.003.256 adultos mayores (11,4%) y se prevé que para el 2035, la cifra aumente a 3.993.821 (18,9% del total de la población).

Muchas de estas personas viven una realidad más bien precaria, ya sea en lo emocional o económico. Pero, ¿cómo cambiar esta realidad? Entrevistamos a Carolina Espinoza, geriatra del nuestro hospital, quien fue clara en decir que aun cuando se ha avanzado en esta materia en Chile, queda mucho por hacer: “Solucionar el problema económico con el que muchos de ellos conviven día a día, en relación al bajo valor de las pensiones, lo que hace que muchos de nuestros pacientes no puedan acceder a la mínima calidad de vida que se merecen, debiendo trabajar hasta avanzada edad para subsistir”, explica. Y continúa: “En términos generales vamos avanzando, pero falta mucho camino por recorrer para otorgarles el lugar que les corresponde en la sociedad”.

“Como sociedad, no hemos brindado el valor real que tienen las personas mayores, el que debe estar basado en el respeto, dado todo lo que entregaron para construir nuestro país, su experiencia y el conocimiento con el cual nos enriquecen”.

¿Y en lo emocional?

Es muy complicada la realidad emocional en que viven. La sociedad individualista de hoy, con familias cada vez más pequeñas y nucleares, viviendas estrechas y la rutina laboral, ha hecho que los adultos muchas veces se vean desplazados, con menos posibilidad de compartir con los suyos. Eso, sumado a que muchos quedan viudos, la soledad repercute de manera importante en su salud mental. Además, son pocas las instancias de participación social con las que cuentan, dado que no existen a nivel local, o bien sienten temor a salir por miedo o inseguridad de andar solos. Y con la pandemia, esto se agudizó.

¿De qué manera la pandemia afectó a las personas mayores?

Afectó negativamente la salud integral del adulto mayor, acentuando el aislamiento y la soledad, con mayor probabilidad de desarrollo de patologías de salud mental. Además, dada la contingencia en salud, se descontinuaron los controles de otras patologías, por lo que varios de ellos perdieron la regularidad de la atención, lo que afectó con descompensación de patologías de base y requerimiento de hospitalización.

También tuvieron que quedarse en casa, lo cual fue en desmedro de su cognición y de su funcionalidad e independencia.

¿Qué debemos hacer para tener una mejor vejez?

Primero, cambiar la visión del envejecimiento como algo negativo o asociado a la enfermedad. Aun cuando es parte de la vida, el cómo envejecemos tiene que ver con las decisiones de vida que tomamos. Debemos hacernos cargo y enfrentarlo de manera activa. Esto parte desde nuestra juventud, optando por estilos de vida saludables, control de enfermedades y fortalecimiento de nuestra red familiar y social. Finalmente, en la vejez cosecharemos lo que hayamos sembrado durante nuestra época anterior.

En nuestro hospital

Producto de la llegada del COVID-19, la mayoría de los recintos hospitalarios dedicaron sus esfuerzos al cuidado de pacientes con esta enfermedad. Y nuestro establecimiento no fue la excepción: “Tanto en nuestro hospital como en toda la red de salud, el foco se ha colocado en la pandemia, por lo que muchas de las instancias de atención a nuestros adultos mayores han debido detenerse. En la medida que se ha logrado estabilizar la situación sanitaria, se están nuevamente abriendo estos espacios de atención geriátrica”, explica la profesional. El equipo geriátrico del HSO Luis Tisné ha estado trabajando continuamente en las interconsultas solicitadas por los médicos tratantes para el apoyo en la atención a personas mayores. Y el foco está puesto en: Potenciar estas interconsultas a la especialidad Capacitar al personal y a las diferentes especialidades en el aspecto geriátrico para que cuenten con las habilidades en el manejo de los adultos mayores Valorar la factibilidad, en un mediano plazo, de crear un policlínico geriátrico para entregar continuidad de cuidados de nuestros pacientes al alta. Realizar un proyecto de co-tratancia geriatría cirugía, con el fin de apoyar con los aspectos médicos y geriátricos a los cirujanos, de esta manera poder generar un plan basado en sus necesidades. “Tenemos mucho trabajo por delante para entregar a nuestros adultos mayores una vida digna y feliz, y para eso necesitamos de la ayuda de todos”, finaliza Carolina Espinoza.

<div class="title"><i class="fa fa-long-arrow-left"></i> Previous Post</div>